fbpx

Cómo pintar un plato de ducha de resina

En el artículo anterior os explicamos qué pasos dar y cómo limpiar un plato de ducha de resina. Y os dijimos bien claro que usarais, para dicha limpieza, una esponja si acero para no arrancar ni arrastrar ni quitar todas las buenas propiedades que hacen especial al plato de resina.

 

Bien, pues hoy, y de modo totalmente excepcional, sí tendréis que tener a mano, y usar, lana de acero: pero tened paciencia y leed con atención éste artículo para no tener que lamentar después un paso mal dado.

Empecemos por el principio: ¿qué necesitas para pintar el plato de ducha?

  • Esponja normal
  • Lana de acero
  • Agua fresca
  • Destornillador (sí, de verdad)
  • Cinta de carrocero
  • Disolvente
  • 2 paños de tela
  • Guantes
  • Pintura especial para resina
  • Rodillo pequeño
  • Recipiente para la pintura

 

Con todos estos materiales lo tendrás todo y estarás listo para pintar tu plato de ducha de resina.

  1. Lo primero que debes hacer es limpiar el plato y secarlo, como de costumbre: con una esponja suave, agua y jabón
  2. Lo secas
  3. Usa el destornillador para retirar el desagüe, la tapa del mismo, del plato de ducha
  4. Coge cinta de carrocero y cubre el hueco en el que iba la tapa del desagüe, como si estuvieras cubriendo el interior de un enchufe si fueras a pintar una pared de tu casa
  5. Coge el primer paño y humedécelo un poco en agua para volver a limpiar el plato: queremos dejarlo lisito y limpio sin nada que pueda quedarse pegado con la pintura. Usa el mismo paño, por la parte seca para retirar todo el agua
  6. Vuelve a coger la cinta de carrocero para enmarcar el plato. Si es alzado, en relieve sobre el suelo entonces esa parte enmárcala desde el suelo del baño. La pared debe ir enmarcada a ras del suelo
  7. Empapa el mismo paño que usaste para limpia el suelo con un poco de disolvente, y vuelve a limpiar todo el suelo, esto se llevará cualquier resto que pueda haber en la superficie, aunque sea imperceptible
  8. Pasa la lana de acero para pulirla
  9. Prepara la pintura, mézclala bien y ponla en el contenedor que usarás para pasar el rodillo
  10. Pinta todo el suelo con el rodillo, a conciencia
  11. Retira la cinta de carrocero y deja que se seque la pintura durante 24 horas
  12. Coloca de nuevo la rejilla del sumidero

 

Y ya tienes el plato de ducha de resina pintado. Su cuidado y mantenimiento es el mismo de siempre, mediante limpieza con agua, esponja y jabón neutro.



Esta página utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestro sitio: Personalizar Cookies -    Leer Más
Privacidad