¿Ducha o bañera? Analizamos los pros y contras (1)

Cambiar la bañera por la ducha es una de las reformas más comunes y habituales de nuestros hogares. Las razones son muchas: la ducha cuenta con todas la ventajas de la bañera pero además ahorra espacio y gasto del agua, es más cómoda y sumamente decorativa. En Tegler, expertos en saneamientos y decoración, te contamos todos los motivos que han convencido a miles de personas para dejar atrás la bañera y estrenar una flamante ducha.

Inconvenientes de la bañera

Se tiende a pensar en la bañera como un lugar de reposo, pero lo que en principio es su única ventaja frente a la ducha, en realidad no lo es. Las nuevas duchas con mamparas acristaladas, columnas de hidromasaje y platos de ducha Allstone crean ambientes únicos y convierten nuestros cuartos de baños en un verdadero spa.

Si quieres mantener la bañera, debes tener en cuenta estos puntos:

  • Más espacio. La bañera requiere entre dos y tres veces mas espacio que la ducha. Piensa en el espacio que puedes ganar.
  • Peligro de desnivel. Para los niños, las personas con movilidad reducida y/o de edad avanzada la bañera constituye un serio peligro, ya que deben salvar un importante obstáculo. Las posibilidades de caerse se multiplican, incluso en adultos en plena forma.
  • Más caro. El gasto de agua de la bañera es mucho mayor que el de la ducha, a no ser que utilicemos la bañera a modo de ducha, lo que encarecerá de forma importante la factura del agua. En una ducha se emplean unos 80 litros de agua, frente a los 150-250 litros que requiere un baño.
  • Anti-ecológico. Igualmente, llenar la bañera de agua supone desperdiciar este preciado y escaso recurso de forma innecesaria, un acto poco ecológico, especialmente en zonas donde las lluvias son escasas y los recursos hidrológicos, muy reducidos.
  • Poco higiénico. Hay familias que piensan que al bañar a sus hijos al mismo tiempo están ahorrando agua, pero no tienen en cuenta que en realidad están compartiendo también los gérmenes y la suciedad.

En el próximo post analizaremos las ventajas de la ducha frente a la bañera, que son muchas y ofrecen posibilidades maravillosas.

Entre tanto, te dejamos algunos ejemplos de cómo una ducha puede embellecer tu hogar: