Cocina con isla: diez opciones que mejoran tu vida en casa

Una cocina con isla tiene un plus en estética, pero sobre todo gana en funcionalidad. Tanto si la quieres utilizar para los desayunos, como si incluye placas de cocción, de lavado o almacenaje, la isla en las cocinas supone un elemento decorativo que sirve para separar ambientes y también supone un mobiliario auxiliar muy necesario, apto para las cocinas de cualquier tamaño.

En muchas ocasiones la isla de cocina es una prolongación natural de la encimera; una barra o un mueble a su misma altura que se convierte en un espacio perfecto para zona de trabajo, para comidas rápidas o para tomar un buen vino con nuestros invitados, mientras terminamos de preparar una comida o una cena.

¿Qué debes tener en cuenta en una cocina con isla?

Normalmente la isla comparte el mismo estilo que la cocina, incluyendo los mismos materiales o alguno de ellos. Otras ocasiones se busca el contraste estético para dar más protagonismo a la isla. En cualquier caso, lo importante es saber que una cocina con isla, lejos de restar espacio, suma en amplitud y utilidad, incluso en cocinas pequeñas. Existen mesas y aparadores extraíbles que solamente se sacan cuando es necesario.

Siempre deben respetarse los pasos naturales para moverse con comodidad, que deben tener una holgura mínima de 80-90cm.
También es importante que la isla no dificulte la entrada y salida de la cocina.
Antes de elegir una isla, es necesario analizar cuáles son tus necesidades en la cocina y encontrar la opción que se ajuste mejor a ella.

En Tegler te ayudamos a tomar esa decisión con las 10 mejores opciones de cocina con isla:

10 opciones de cocina con isla

1.      Cocina con isla en forma de ‘U’
Es uno de los ejemplos de prolongación de la encimera de la que hablábamos antes. La isla constituye un espacio unificado con la encimera, prolongado de manera natural en forma de U.

Esta opción forma en el centro un espacio recogido, ideal para controlar desde un mismo punto la zona de fogones, de trabajo, el almacenaje y creando al mismo tiempo un excelente lugar de reunión, charla y esparcimiento. Es perfecto para familias numerosas y para amantes de la cocina y de las recetas elaboradas.

2.      Cocina con isla en forma de ‘L’
Es una variante de la cocina con isla en forma de U, más adecuada para cocinas de tamaño más reducido. La forma de L sigue proporcionándonos un espacio extra para cocinar o comer, y se adapta perfectamente a cualquier espacio. La “L” puede convertirse en una cuña si es necesario, por ejemplo en cocinas cuadradas, dirigiendo la isla hacia el centro.

3.      Otras formas
Para cocinas espaciosas y con la capacidad de “presumir” de isla, hay maravillosas propuestas con formas ovaladas, hexagonales y también en semicírculo, que convierten el acto de cocina en todo un espectáculo.

4.      Cocina integrada
Como hemos comentado antes, la isla puede funcionar como elemento separador entre la zona de la cocina y el comedor o salón. Esa separación se puede acentuar todavía más con una isla integrada en la cocina. Dicho en otras palabras: la isla no solo se une a la cocina a la altura de la encimera, sino también por la zona superior, con una estructura que envuelve la isla y se integra con el resto de muebles. Se puede ubicar en esta zona los fogones con la campana extractora arriba, o dedicarlo a una zona de trabajo o una mesa de comida con luces led para dar una sensación más confortable.

5.      Islas móviles
Las islas no tienen por qué ser fijas, pueden tener ruedas, y desplazarse y desaparecer cuando no sean necesarias. Es una opción muy flexible que rentabiliza el espacio especialmente en las cocinas más reducidas.

Las cocinas móviles se pueden emplear para toda clase de utilidades: almacenaje, zona de trabajo o mesa auxiliar para comer.

6.      Isla con taburetes
Sea cual sea la clase de isla que elijas para tu cocina, una de las opciones más atractivas y prácticas que existen es la de la barra con taburetes. Además de ser una idea muy estética, resulta muy funcional, sobre todo en lofts, apartamentos y estudios con poco espacio, que no cuentan con zona de comedor. En las cocinas de grandes dimensiones, la barra con taburetes funciona como una zona auxiliar al comedor, en comidas o desayunos rápidos.

7.      Con almacenamiento
Una de las mayores ventajas de la isla es su aplicación como zona de almacenaje. Puede emplearse como un armario más, algo de gran utilidad, pero también como una plataforma para guardar o exhibir tus vinos, copas, especias o útiles de cocina. También puede servir para ubicar electrodomésticos grandes o pequeños. O para la instalación de gavetas para guardar platos y ollas, utensilios de cocina, papel de aluminio, paños de cocina y manoplas para el horno.

8.      Isla con fogones o fregadero
Es una de las opciones más recomendable para cocinas espaciosas. Si quieres una isla para ubicar en ella la zona de fogones, se recomienda que cuente con un mínimo de un metro de longitud, para tener suficiente superficie de trabajo. El requerimiento es el mismo para un fregadero.

9.      Mesa de trabajo
Los más cocinillas encontrarán en las islas una extensión perfecta para trabajar. La isla puede ser una extensión de la encima o una mesa auxiliar móvil o fija, tanto en madera, como en piedra o acero inoxidable.

10.      Doble función
Para los más bohemios, la cocina con isla puede ser una forma de fundir espacios y convertir, por ejemplo, la isla en una biblioteca. O en una zona de estudio. Se trata de una opción muy atractiva que puede ser especialmente útil si los libros almacenados en la isla son de recetas.

Tegler hace realidad la cocina de tus sueños

¿Ya sabes qué tipo de cocina con isla prefieres? ¿Todavía no lo tienes claro? En Tegler estamos encantados de aconsejarte. Llámanos al teléfono 968 185 509 o contacta con nosotros en nuestra web Tegler.es.

Cuéntanos tu idea y nuestros diseñadores crearán para tu casa la cocina perfecta para tus gustos y necesidades.